Celos, el temor a la infidelidad


Una de las primeras consultas privadas que recibí fue la una pareja que había visto su relación sentimental prácticamente destruida por un grave problema de celos muy mal llevado, pero no es tan fácil culparlos porque hombres y mujeres tenemos visiones muy diferentes sobre los celos y la infidelidad, de hecho, un estudio de infidelidad asegura que los hombres resienten la infidelidad sexual, mientras que las mujeres celan compartir el amor que reciben.

 ¿Cómo reaccionaría si descubre que su pareja ha sido infiel? ¿La traición emocional pesaría más que la física? ¿O la infidelidad sexual dolería más que la sentimental?

Un nuevo estudio dice que la respuesta podría tener mucho que ver con su género.

Cortesía de t0zz en FreeDigitalPhotos.net

Cortesía de t0zz en FreeDigitalPhotos.net

De acuerdo a un estudio del psicólogo evolutivo Barry Kuhle, que fue publicado en “Personality and Individual Differences”, mientras que los hombres son más propensos a interrogar a su pareja sobre la naturaleza sexual del amorío, una mujer preguntará con mayor  frecuencia si él está enamorado de la otra mujer.

¿Cómo descubrió Kuhle que aspecto de la infidelidad molestaba mas a los hombres y las mujeres?

Bueno, como no es exactamente ético –o posible- requerir un grupo de participantes del estudio engañar a sus parejas y al otro permanecer fiel, los investigadores usaron el reality show Cheaters para colectar información acerca de cómo las personas reaccionan cuando son confrontadas con sus parejas acerca de la infidelidad.

Kuhle, un profesor asistente de psicología de la universidad de Scranton en Pensilvania, EEUU, hizo que los estudiantes que llevaron a cabo su investigación catalogaran las diferentes tácticas usadas en 75 confrontaciones mostradas en el show, 45 de las cuales las víctimas eran mujeres y 30 en las cuales las víctimas eran hombres.

El resultado mostró que mientras el 57% de los hombres y el 29% de las mujeres preguntaban sobre sexo, 71% de las mujeres vs el 43% de los hombres preguntaban a su pareja si estaba enamorado de la tercera persona.

Kuhle dijo a LiveScience.com que su interés en “las diferencias de género en interrogaciones celosas” se originó tras ver “closer” una película de 2004.

Kuhle le dijo a Today.com “el hombre moderno ha heredado una sabiduría evolucionada de una larga línea de hombre que nunca pudieron estar 100% seguros que un hijo era realmente suyo”. En otras palabras, tiene sentido en términos evolutivos para los hombres estar más preocupados sobre la naturaleza sexual de los amoríos de su pareja.

Las mujeres ancestrales, por otro lado, no corrían los mismos riesgos de sus amantes, de acuerdo a Kuhle. De hecho las mujeres estaban más amenazadas por el hecho de que su pareja formara un vínculo emocional con una pareja diferente y por tanto dedicara su tiempo, compromiso y protección a otra mujer.

Otros estudios han dado registro de que los hombres y las mujeres difieren en cuanto su interpretación de la infidelidad y la experiencia celosa.

Cortesía de marin en FreeDigitalPhotos.net

Un estudio de 2009 publicado en “Evolutionary Psychology” encuestó a 130 canadienses y encontró que mientras los hombres se sentían más culpables por engañar sexualmente a su pareja, las mujeres se sentían más culpables sobre serles infieles emocionalmente. Los hombres indicaron que se sentirían más culpables por pasar la noche con otra mujer que enamorándose de ella sin tener relaciones, mientras que las mujeres tuvieron la respuesta contraria.

Mas allá, cuando los psicológicos clínicos de la de la universidad Penn State, Kenneth Levy y Kristen Kelley le preguntaron a 400 personas si su pareja se molestaría mas por formar un vínculo emocional con otra persona o acostarse con ella, los hombres tendieron a alterarse más por el sexo y las mujeres por el vinculo emocional.

Sin embargo, ese estudio publicado en enero de 2010 en “Psychological Science,” también implicó que esas reacciones al engaño tenían que ver con algo más que el sexo y se explican más bien por como una persona es criada para lidiar con la intimidad. Levy y Kelley encontraron que tanto hombres como mujeres con sentidos de desapego híper independientes – es decir que les fue enseñado desde niños a evitar la intimidad- eran más celosos de la infidelidad sexual. Aquellos con un apego seguro, hombres o mujeres, eran más propensos a ser molestados por la infidelidad emocional.

¿Qué crees? Cuando se trata de engaños, son los hombres más propensos a los celos por sexo y las mujeres por la traición emocional?

Fuente:

http://www.huffingtonpost.com/2011/09/15/cheating-study-men-sex-women-love_n_963872.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *