Stress


Aunque se vea como una mala palabra, el estrés, como el dolor, no es del todo malo, es de hecho muy útil si deseas, por ejemplo, escapar de un edificio que se está quemando.

El cuerpo humano realiza muchas tareas a la vez, todos somos muy buenos en eso del mustitasking,

Mientras estás leyendo esto, tu cuerpo combate infecciones, digiere alimentos y un montón de funciones más al mismo tiempo.

Y no solo eso, sino que además establece prioridades,

clerk

Si de pronto apareciera una amenaza! tu sistema nervioso simpático haría un trabajo super efectivo enfocándose en lo que tu cuerpo necesita de inmediato.

Digerir, producir células reproductoras o pelear contra una gripe, son cosas de las que puedes encargarte después, cuando estés fuera de peligro.

Así que tu sistema nervioso simpático (me encanta ese nombre jeje), pone de lado todas las funciones que parecen triviales en ese momento de vida o muerte, para mandar toda tu energía al cerebro, corazón y músculos a fin de enfrentar la amenaza inmediata.

Lo cual suena muy bien! Excepto por un pequeño gran detalle, en este momento de nuestra evolución, las respuestas de estrés de nuestro cuerpo son detonadas todo el tiempo prácticamente todos los días, aun cuando no estamos en peligro de muerte.

Es decir, preocuparse por pagar nuestras facturas o ir tarde a una reunión, esas cosas son terribles, pero no te mataran.

Pero, buena suerte explicándole eso a tu sistema nervioso.

Debido a que tus respuestas psicológicas a esas preocupaciones son en mayoría iguales a cuando luchas por tu supervivencia.

Y eso es grave!

Porque la reacción del cuerpo ante una amenaza mortal suele afectar a todo el cuerpo! Y no es un estado en el que deseamos estar todo el tiempo.

Si estuviéramos huyendo de un incendio, ser produciría noradrenalina la cual causa un aumento del flujo sanguíneo en algunas partes de tu cuerpo, como los músculos de tus piernas, mientras que restringe el flujo de sangre a otros lugares donde no es urgentemente necesitada, como tus intestinos.

emergency

Estamos hablando de poner en sobre marcha ciertas partes de tu cuerpo y negarle a otras de sangre y oxígeno.

La activación frecuente de tu sistema nervioso simpático, y la detonación de otras partes de tu respuesta al estrés, la parte que es manejada por hormonas, puede tener consecuencias bastante graves como el aumento de la presión sanguínea, problemas digestivos y hasta la supresión de tu sistema inmune.

He ahí la gran ironía, el Stress, mientras trata de proteger tu vida de amenazas mortales, se puede convertir en una amenaza mortal.

La verdad no me gusta hablar del problema sin hablar de la solución, Si nuestro inconsciente es el que activa el estrés

Nadie mejor que nuestro consiente para modular la manera en que trabaja,

Nuestro consiente puede modular la acción de nuestro consiente

Y es por eso que me parece tan importante esta explicación, entender la lógica tras el problema es el primer paso para su solución.

Fuente: Sympathetic Nervous System: Crash Course A&P #14

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *